top

recurso administrativo

Cómo defender tus derechos ante la Administración

Cualquier persona que haya tenido que tramitar una solicitud o expediente ante la Administración Pública seguramente se haya encontrado en la típica situación de indefensión en la que se ve obligado a actuar ante un error administrativo para reclamar sus derechos. Y es que los casos en los que la Administración inicia de oficio los trámites para enmendar un fallo propio son muy escasos.

Por ello, como regla general, es el ciudadano el que debe iniciar el procedimiento para recurrir un acto administrativo que no se ajusta a la legalidad y que le produce un menoscabo en sus derechos o  perjuicio en sus bienes. En muchas ocasiones bastará una simple reclamación o queja para que el servicio administrativo que nos atendió (una oficina del Sepe por ejemplo), revise de nuevo el expediente y corrija la situación, pero en otras será necesario hacerlo a través de una vía más formal; la interposición de un recurso administrativo.

De entre los recursos existentes, el más común es el llamado de alzada, que tiene por objeto atacar el acto administrativo que infringe el ordenamiento jurídico, solicitando su anulación  al superior jerárquico del órgano que lo dictó. Ese es el caso de las resoluciones de aprobación o denegación de expedientes, dictadas por las oficinas Sepe (Inem), Servef, Seguridad Social, DGT o Hacienda.

En cualquier caso, la estructura del recurso que os planteamos puede ser utilizada como plantilla para cualquier reclamación o queja previa al recurso que podamos  interponer ante una Administración Pública, ya que el fin de todos ellos es el mismo; poner fin a una situación injusta, el restablecimiento del derecho conculcado y la reparación del daño causado (en su caso).

Los puntos que no debemos olvidar en nuestro escrito son los siguientes:

1.-Todo escrito dirigido a la administración debe indicar claramente el órgano o cargo al que va dirigido. Suele ser una Dirección General o Territorial de la que depende el servicio administrativo que nos ha atendido. Es el encabezamiento.

Toda resolución administrativa debe señalar el órgano ante el que hay que interponer el posible recurso, y el plazo que tenemos para hacerlo.

2.-Tras el encabezamiento, el texto se inicia con la identificación de la persona que lo interpone, el llamado interesado en el procedimiento, con su nombre, apellidos, DNI y domicilio a efectos de notificaciones.

3.-Es el momento ahora de identificar el expediente administrativo o la resolución sobre la que trata el recurso.

3.-Seguidamente deben relatarse los hechos ocurridos, en párrafos separados y numerados, en los que se debe relatar la sucesión de acontecimientos que han dado lugar a la situación injusta o ilícita que queremos impugnar, de forma que el órgano al que nos dirigimos entienda todo lo que ha ocurrido.

4.-Para el caso de un recurso administrativo, en el apartado de los fundamentos de derecho deben citarse las normas jurídicas que dan soporte a la reclamación, indicando los artículos exactos. Es la parte más técnica y compleja, porque hay que citar desde la norma más general (la ley), hasta la más específica (el reglamento).

En todo caso, en la mayoría de casos basta con citar los artículos 47 y 48 de la ley 39/2015, que establecen la nulidad o anulabilidad de las resoluciones administrativas que vulneren el ordenamiento jurídico.

Este apartado no es necesario en las reclamaciones administrativas o quejas, que suelen entregarse directamente en la oficina del servicio que nos atendió.

5.-Tras los fundamentos de derecho, debe aparecer un apartado en el que se concrete la petición, el llamado solicito. Suele contener la petición de aprobación de la solicitud que fue anteriormente denegada, o la corrección del acto inicial.

La interposición del recurso, o la presentación de quejas y reclamaciones,  no están sometidos al pago de ninguna tasa, y constituyen un derecho que reconoce la legislación a los ciudadanos en su relación con la Administración. Por ello, existen formularios de los diferentes ministerios que facilitan al ciudadano presentar un recurso. Aquí os dejo un ejemplo

 

, , , , , ,

2 Responses to Cómo defender tus derechos ante la Administración

  1. carlos 12/07/2018 at 00:16 #

    Mas que un comentario, es una consulta, por si cabe una respuesta.

    En enero de 2018, presente la documentación para acceder a la jubilación anticipada.

    La Seguridad Social me la deniega con el argumento de que mi baja en la empresa había sido de forma voluntaria, y me dejan abierta la via de reclamar mediante un recurso administrativo Y asi lo hice, ya que mi baja, y asi constaba en la SS, sI fue consecuencia de un ERE.

    Presento el recurso, y la SS me responde que efectivamente, que sí que cumplo ese requisito y que tendría derecho a la jubilación, pero que ahora me lo deniegan porque no llevo seis meses inscrito como demandante de empleo. Y me abren la posibilidad de recurrir contra esta nueva denegación pero ya por la via judicial, ya que la administrativa se cerro con el primer recurso.

    Y ea es mi duda… ¿puede la administración rechazar el acceso a la jubilación por un motivo, y en la respuesta al recurso rechazarla por otro motivo diferente, sin que a esta nueva denegación pueda recurrir por la via administrativa?

    Por cierto, yo llevaba cuatro años inscrito como demandante de empleo, pero en agosto de 2107, tenia que “fichar” el dia 11, ese dia no lo hice telematicamente, al dia siguiente que era sábado el sistema ya no me permitió hacerlo , y no lo hice hasta el 22.
    Esa fecha la consideran como fecha de inscripción y de inicio para el calculo un nuevo periodo de los seis.
    De esa forma mi jubilación no me la reconocieron hasta el 22 de febrero, con lo que perdi un mes y medio de prestaciones.

    • Luis Gurrea Martínez
      Luis Gurrea Martínez 12/07/2018 at 11:41 #

      Hola Carlos
      Entiendo que tu recurso tenía por objeto que la SS aceptara tu acceso a la jubilación anticipada. La Administración debe resolver ajustando su respuesta a derecho, para dar respuesta a la solicitud del interesado. Y así lo ha hecho. Se trata de una actuación fundada en derecho y correcta.
      Al caer tu DARDE, pierdes la antigüedad en la inscripción, así que el plazo vuelve a contar desde la fecha de inscripción. Por ese lado, tampoco hay opción de reproche jurídico, salvo que aportes justificante de la falta de renovación. Podrías haber renovado en la oficina al día siguiente.
      un saludo

Deja un comentario