top

el comercial autónomo

Ofertas de comercial autónomo ¿cuáles merecen la pena?

Basta un vistazo rápido a los listados de ofertas de trabajo de los portales de búsqueda de empleo, o las bolsas de los organismos públicos de intermediación para darse cuenta de que muchos de los puestos ofertados son de agente comercial o representante de comercio con contrato mercantil..

Son sin duda los protagonistas, pero, ¿cuál es el motivo de que copen las listas de empleos ofertados? Pues que muchos empresarios se ven obligados (o prefieren) a reducir costos de producción, y entre ellos se encuentran las aportaciones a la Seguridad Social por trabajador contratado por cuenta ajena. Por ello han aumentado las contrataciones de colectivos “subvencionados”, como personas con discapacidad igual o mayor del 33%, o jóvenes menores de 30 años, y la contratación con autónomos, donde es el propio trabajador el que sufraga su cotización a la Seguridad Social. Y en este último grupo, el trabajo de comercial es el rey.

Son pocas las dudas que surgen si la oferta de contratación es por cuenta ajena, con un contrato laboral regido por el Estatuto de los trabajadores. En este caso, dependerá de las condiciones laborales que te ofrezcan.

Los problemas vienen cuando ese puesto de trabajo exige un alta en el régimen especial de autónomos. Ya te comentamos las ventajas e inconvenientes de ser tu propio jefe en este post.

Entonces, ¿Merece la pena centrar la búsqueda activa de empleo en puestos de trabajo del sector comercial?

 

– La cuota de autónomos

En algunos de los puestos de comercial con contrato mercantil, el empresario subvenciona un porcentaje de la cuota de autónomos, o la totalidad de la misma durante un período de tiempo, hasta que el trabajador coja experiencia en su nuevo puesto y asegure unos ingresos constantes. Busca esas ofertas.

En todo caso, con el El Real Decreto Ley 4/2013 de 22 de febrero de medidas de apoyo al emprendedor y estímulo del crecimiento y la creación de empleo, las nuevas altas en el régimen de autónomos se pueden acoger a una reducción del 80% de la base de cotización los seis primeros meses, con lo que la cuota se quedaría en unos 50 euros. Es la llamada tarifa plana que te explicamos en este post.

 

– El vehículo de trabajo

Para acceder a la mayoría de empleos de comercial se requiere estar en posesión del carnet de conducir B1, y tener disponibilidad para viajar, lo que es lógico, pues un comercial debe desplazarse muchos kilómetros al día para realizar su trabajo.

Si te facilitan un coche de empresa, el puesto se convierte en interesante. Tema a parte es la cada vez más extendida exigencia de usar el coche propio en el puesto de trabajo. En este caso debes hacer muchas cuentas, pues el kilómetro se suele pagar a 0,19 o 0,17 euros, y muchas veces no compensa el riesgo o el desgaste del vehículo.

 

– La cartera de clientes

Si el empleo ofertado conlleva gestionar una cartera de clientes ya consolidados, es un trabajo a tener en cuenta, ya que los ingresos estarán garantizados. Infórmate sobre la cantidad que suelen ingresar los comerciales de esa empresa, y sobre la calidad y solvencia de las carteras de clientes.

Tema diferente es el comercial a puerta fría, ya que suele ser el sistema empleado por ciertas empresas poco serias para hacerse con nuevos clientes del entorno familiar y amistades del trabajador para despedirlo a los pocos meses una vez éstos se agotan.

 

– Los incentivos y el salario fijo

Los ingresos de todo comercial deberían venir establecidos por una cantidad fija y por otra variable, los llamados incentivos, calculados por un tanto por cien sobre el número de ventas realizadas, en función del éxito de su trabajo. Mejor pactar que este porcentaje vaya aumentando progresivamente según la cantidad facturada.

Algunas ofertas de comercial no ofrecen un sueldo fijo al trabajador, sino tan sólo un porcentaje de las ventas efectuadas o sobre el número de clientes conseguidos, por lo que el empleado corre el riesgo de no ingresar nada o muy poco los meses que le vaya mal. Si a esto le sumamos que debe pagar mensualmente la cuota de autónomos (e incluso poner su coche), las ofertas de este tipo resultan poco recomendables.

 

– El autónomo de cooperativa

En muchos casos, esconde la figura del “falso autónomo”, que es aquel trabajador que cotiza en el alta especial de autónomos pero la relación laboral con la empresa para la que trabaja es materialmente igual al de uno por cuenta ajena (sueldo, horario, centro de trabajo, días libres, vacaciones, cese). Lo que busca el empresario con este tipo de contrataciones es no cargar con el gasto de la seguridad social.

Estos trabajadores autónomos forman parte de una cooperativa, previo abono del importe de las acciones que correspondiere, y teniendo derecho al posterior reparto de beneficios según su rendimiento, lo que supone un aparte importante de los ingresos.

Se trata de un tipo de contratación muy extendida entre las empresas de la industria alimentaria (cárnicas especialmente), y generalmente para puestos de producción.

 

– Los trámites

Si decides apostar por las ofertas de comercial autónomo, los pasos para darse de alta son bastante sencillos, y no suponen un problema; bastará una visita a la Seguridad Social y otra a la delegación de Hacienda. Te explicamos el proceso paso a paso en este post.

, , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario