top

abrir un negocio exitoso

Las cualidades de los emprendedores exitosos

Impulsados por la situación del mercado laboral, y por las escasas y precarias ofertas de trabajo, muchos profesionales han optado por abrir su propio negocio, principalmente convirtiéndose en autónomos.

Unirse al club de los emprendedores y constituir una empresa puede suponer una salida al desempleo, pero hay que tener en cuenta que las cualidades personales que se requieren son diferentes a las de un trabajo por cuenta ajena (contratado). Vamos a ver las consideradas más importantes.

1.- Creatividad: la capacidad de innovar

Todo emprendedor debe ser capaz de desarrollar su imaginación, tener una actitud crítica y una gran capacidad de comprensión, para reconstruir y reordenar con coherencia los elementos de los que dispone y crear así nuevos productos y servicios.

Se trata de establecer conexiones entre eventos y situaciones aparentemente no relacionados para innovar el mercado con soluciones creativas.

2. Capacidad de descubrir oportunidades

Consiste en detectar clientes que necesiten de un servicio del que no disponen o se encuentran infraservidos, localizar aspectos en los mercados que pueden ser mejorados, saber ver nuevos nichos de negocio en las nuevas tecnologías, o generados por un cambio legislativo… o simplemente copiar soluciones que han funcionado en otros sitios.

Es fundamental tener “olfato” para visualizar un negocio donde la mayoría de las personas sólo ven dificultades o amenazas. Por ello debes estar informado permanentemente sobre las novedades y cambios en el sector, conocer e investigar el entorno y a tus clientes.

3. Capacidad para asumir riesgos

La gran mayoría de emprendedores se convierten en empresarios a través de un alta en el régimen especial de autónomos. Esta forma jurídica de empresa supone asumir considerables riesgos patrimoniales, ya que el autónomo responderá con sus propios bienes presentes y futuros (e incluso los de su pareja si está casado en gananciales) de las deudas que contraiga en ejercicio de su actividad.

Por este motivo, resulta crucial que el emprendedor evalúe los riesgos y posibles pérdidas, sin arriesgar nunca su capital. Se trata de asumir riesgos de forma calculada, logrando un equilibrio entre posibles ganancias y exposición al riesgo (Plan de Empresa).

4.- Trabajo disciplinado y determinación

La disciplina es clave para el correcto funcionamiento de toda organización, el camino que lleva a la consecución de objetivos y a la obtención de beneficios.

La disciplina personal consiste en establecerse una serie de normas o estándares en la organización de trabajo, la fijación de una estrategia general y la definición de las tácticas para llevarlas a cabo.

En los mercados domina la incertidumbre y la competencia es siempre la principal amenaza, por lo que el emprendedor debe fijarse la meta de ofrecer un producto o servicio que resulte mucho mejor que el del resto.

Para lograr el éxito es de vital importancia el buen trabajo en equipo; al ser la organización empresarial tan especializada, todos los departamentos de la empresa van a depender los unos de los otros.

5. Capacidad de dirección y dotes comunicativas

El empresario es el propietario de la empresa, y de su producción, asumiendo todos los riesgos de su actividad, por lo que debe ser capaz de planificar, organizar, dirigir y controlar las actividades de su organización, pero sobre todo capaces de liderar el proceso dinámico de visión, creación y continua adaptación a los cambios .

El emprendedor estará obligado a tomar las decisiones que le permitan constituir un equipo empresarial, capaz de identificar, acumular, controlar y garantizar los recursos necesarios para el inicio y continuidad de la nueva empresa.

Pero también debe ser capaz de inspirar a los colaboradores a alcanzar las metas, motivar a sus empleados, desarrollando habilidades de liderazgo.

Y por último, el rasgo más importante de todos, del que nace el resto de cualidades, y sin el cual ningún proyecto puede alcanzar el éxito:

6. La pasión por el trabajo

Emprender cualquier proyecto requiere creer en sus posibilidades de éxito y tener confianza en las capacidades de uno mismo, pero sin pasión, se pierde el principal motor del desarrollo empresarial; de hacer que el negocio sea cada vez mejor y más competitivo, superando esos límites aparentemente infranqueables.

, , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario