top

como-buscar-empleo

Así es cómo deberías buscar empleo

Ante el panorama actual, con pocas ofertas de empleo y un mercado laboral más bien precario, resulta fácil perder la motivación para encontrar un trabajo (o uno que merezca mínimamente la pena), ya que es fácil fracasar y llegar a pensar que nunca se encontrará un empleo.

La manera más sencilla de superar ese sentimiento es establecerse una rutina para buscar empleo, pues una actividad organizada y constante te impedirá perder muchas oportunidades u opciones laborales y con ello, caer en el desánimo.

1. Márcate una rutina de búsqueda

La vida se vive con diferente intensidad con trabajo que teniendo todas las horas de la jornada libres, y eso hace que algunos días te preguntes cómo sacabas tiempo para hacer tantas cosas después del trabajo. Al final, te acostumbras a hacer lo mismo todos los días, y sin una planificación horaria te dará la impresión de que no tienes un momento para buscar empleo.

Buscar empleo es un trabajo en sí mismo, así que levántate temprano, y arréglate; no consultes los portales de búsqueda de empleo en pijama o en el sofá con el café en la mano. Además, es importante que te marques una jornada similar a la laboral, con un lugar de trabajo, unas tareas diarias que cumplir y unos descansos prefijados.

2. Mantén un actitud positiva

La realidad es una: encontrar un trabajo el mercado laboral español es complicado, mucho más si buscas el puesto de trabajo para el que estás preparado, y además aspiras a que sea estable y esté bien remunerado.

Pero para que la búsqueda tenga éxito hay que mantenerse optimista, adaptarse a las circunstancias y no caer en el victimismo. Además, llegado el momento de la entrevista de trabajo, es vital que te muestres como una persona dinámica, organizada, motivada y resolutiva, algo imposible de conseguir si contigo arrastras meses de desilusión y desánimo ante unos resultados infructuosos.

3. Imponte unos objetivos

Buscar empleo es una carrera de fondo, y no conviene gastar todo tu impulso en los primeros días. Dosifica tus fuerzas. Para ello resulta muy útil fijarse unas metas que cumplir.

Trazarte objetivos que alcanzar mantendrá viva tu motivación, y podrás cuantificar tus avances. Puedes fijarte metas semanales o mensuales como: conseguir nuevos contactos de Linkedin, entregar currículums en mano a pequeños negocios, o modernizar tu cv.

4. Sé atrevido a la hora de buscar empleo

En la búsqueda activa de empleo es fundamental conseguir diferenciarse del resto de candidatos, aportar valores, habilidades y elementos originales que llamen la atención del seleccionador de personal.

Y ese camino empieza en tu currículum; dale un lavado de cara y apuesta por formatos nuevos, como presentaciones en Power Point, o el video currículum. Dejar la impronta personal en la búsqueda es algo que se valora muy positivamente.

Puedes usar las Apps de organismos públicos (como el Sepe), portales de empleo y ETTs en tu móvil para hacer más directa y fluida tu búsqueda.

Aunque una empresa no tenga ofertas publicadas, siempre puedes tratar de presentar tu candidatura de forma espontánea, especialmente si se trata de una empresa en la que podrías encajar perfectamente, y además es líder en su sector; no te limites a presentarte a las vacantes que aparecen en internet.

5. Crea un perfil en Linkedin

En la era del reclutamiento 2.0, tener un perfil en una red social profesional no es ya una opción, y Linkedin es la mayor de todas.

Muchas empresas emplean esta red social para escoger a los candidatos para sus vacantes (incluso antes de que éstas se publiquen), en base a sus perfiles profesionales, y si no tienes uno bien elaborado, o no eres una persona activa en Linkedin, pasarás desapercibido y perderás muchas opciones de encontrar trabajo.

Puedes ver en este post algunos consejos sobre cómo usar Linkedin.

Cuida tu marca personal en Twitter y Facebook, pero sin olvidar tu red de contactos física (familiares y vecinos), pues gran parte de las ofertas de empleo no llegan a publicarse en internet.

6. Amplía el ámbito de búsqueda

Todos preferimos trabajar cerca de casa, ya que todo son ventajas, pero esto sucede en muy pocas ocasiones. Con el panorama laboral que vivimos, lo mejor es liberarse de limitaciones y ampliar geográfica y funcionalmente la búsqueda de empleo.

Una herramienta a tener en cuenta es las páginas web de las cámaras de comercio, ya que publican ofertas de ámbito provincial, y tal vez tengas más cerca la capital de la provincia vecina que la tuya propia.

7. Actualiza y amplía tus conocimientos. Fórmate

En tu período de buscar empleo puedes aprovecharlo para formarte y actualizar tus conocimientos profesionales, e incluso cambiar de profesión y formarte en otro sector que ofrezca mayores oportunidades de empleo.

En cualquier caso, los idiomas son siempre una apuesta segura, ya que multiplican las posibilidades de ser contratado; inglés, alemán, ruso o chino son de los más demandados.

8. Cuida tu cuerpo y tu mente. Recompénsate

Perder el puesto de trabajo conlleva un período de crisis, que no debe suponer algo necesariamente negativo, sino un cambio importante en tu vida. Ante tal situación, es fundamental mantener el equilibrio emocional, y a eso muchas veces ayuda realizar alguna actividad deportiva.

Pon tu atención en los avances que lleves a cabo, y en los pequeños éxitos que logres, sin perder nunca la motivación y la fe en ti mismo. No hagas de la búsqueda una obsesión, y cuida tus relaciones sociales. Hay vida más allá de la pantalla de tu ordenador.

, , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario